Vulvasapiens | Propósitos de autocuidado para el 2018
18432
post-template-default,single,single-post,postid-18432,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Propósitos de autocuidado para el 2018

15 Jan Propósitos de autocuidado para el 2018

 

Enero huele a nuevo, a libreta en blanco, y aunque sabemos que esto de medir el tiempo es una convención social y que, para los chinos, por ejemplo, la cuenta va por otro lado, el año nuevo es un buen pretexto para hacer un alto y empezar de nuevo. Como animales sociales y occidentales, queremos aprovechar el impulso colectivo y hacer nuestra lista de propósitos.

A las mujeres nos han enseñado a cuidar de los demás, nuestro cuerpo se concibe en función de la mirada, el placer y el cuidado de otrxs, por eso el autocuidado es tan revolucionario, porque implica revertir ese mandato. Ponernos a nosotras en el centro, mirarnos, conocernos, cuidarnos es una práctica que nos ayuda a ir recuperando el poder sobre nuestro propio cuerpo. Aquí te proponemos cinco propósitos para caminar hacia el autocuidado, así como una serie de recursos que te pueden ayudar a ponerlos en práctica.

 

El autocuidado no es auto indulgencia, es auto preservación y un acto de batalla política.

Audre Lorde

1. Registrar mi ciclo ovulatorio menstrual 

Un buen punto de partida para conocer nuestro cuerpo y cuidarnos es el registro del ciclo. Conocer cómo actúa nuestra química hormonal en nuestro cuerpo, mente, emociones, nos permite vivirnos desde un lugar más gozoso y reconocer que, como dice la gran Erika Irusta, no estamos locas, somos cíclicas.

Para conocer cuáles son y cómo funcionan las hormonas involucradas en nuestro ciclo: Breve guía hormonal para cuerpos menstruantes.

Una explicación breve del ciclo: ¿Cómo funciona tu ciclo menstrual? Una propuesta de Gabrielle Lichterman para entenderlo fácil y rápido.

Para estrenar la agenda y sacarle provecho a nuestro ritmo cíclico, una súper videoconferencia de Erika Irusta: ¿Cómo agendar en cíclico?

La mejor app para registrar el ciclo: CLUE  

 

2. Alimentarme mejor para disminuir los cólicos

Nuestra alimentación influye directamente en nuestras hormonas y, por lo tanto, en cómo vivimos cada una de las fases. La premenstrual y menstrual suelen ser las menos apreciadas, pues el estradiol, la hormona que nos levanta el ánimo, el sex appeal, la energía, disminuye durante estas fases. En cambio, tenemos más progesterona, que es una hormona sedante, que nos hace sentir más lentas, introspectivas y sensibles. Como socialmente se valora y se espera que estemos con la pila siempre al cien, cuando queremos descansar, bajar la velocidad, meternos en nuestra cueva, hay una especie de cruce de cables que termina por hacernos sufrir (Erika Irusta ha escrito mucho sobre esto, no nos cansaremos de mandarte a su blog y a la comunidad soy una soy cuatro para aprender más). Si a esto le sumamos alimentos que afectan el equilibrio hormonal, se pone peor.

De acuerdo con la Dra. Lara Briden, los síntomas premenstruales como la fatiga, irritabilidad o antojos, no son provocados por las hormonas, sino por la respuesta individual (y agregamos, social) a esos cambios hormonales. La clave está en evitar alimentos que causen la inflamación de los receptores hormonales: alimentos fritos y azucarados. Puedes leer más sobre esto aquí.

Además, te recomendamos:

Alimentación saludable durante el ciclo ¿qué nos sienta mejor?

El café y el ciclo menstrual

Cycle science: Diet, nutrition, and reproductive health.

3. Cuidar y explorar mis pechos y vulva

Explorar nuestros pechos es algo que sabemos que debemos hacer, pero es difícil incluirlo en nuestra rutina diaria. Tal vez tiene que ver con que la entendemos como una búsqueda de algo horrible que nos puede dar cáncer y matar. En Vulva Sapiens proponemos pensar la exploración de los pechos de otro modo, como un ejercicio de auto amor y placer.

Por otra parte, a la vulva ni siquiera la nombramos, muchas aprendimos a decirle de otro modo o simplemente a ignorarla. Cada vulva es diferente, no todas son como las muestran en el porno o en los esquemas médicos. Explorar y conocer cómo es tu vulva, cómo se siente, cómo reacciona a los diferentes estímulos, te permite estar alerta ante la aparición de cualquier signo de posible desequilibrio o infección, así como descubrir caminos de placer autogestivo.

Te recomendamos:

Observa, toca, mueve, nutre, respira, una propuesta de cuidado para tus senos: Al cuidado de tus senos

Masaje de pechos, video 

“Ahí abajo” se llama vulva

La vulva tiene algunas características particulares que posibilitan la presencia de una compleja comunidad microbial que es la encargada de mantenerla saludable, aquí 5 puntos sobre la ecología de tu vulva.

Este texto es una invitación a tomar un espejo y conquistar a punta de orgasmos un terreno por siglos expropiado de nosotras mismas: Ver tu vulva es el primer paso para convertirte en una mujer plenamente orgásmica.

 

4. Usar la copa menstrual

Si nunca has usado la copa menstrual y tienes amigas que la usan, tal vez ya notaste que parecemos una secta evangelizando a todas las personas menstruantes que se nos atraviesen. No es exageración, la copa menstrual es un invento revolucionario.

Te recomendamos:

Todo lo que debes saber sobre la copa en un texto breve: La copa menstrual: brevísima guía

La menstruación puede considerarse como el 5to signo vital, es un proceso cargado de información valiosa sobre tu estado de salud, además de ser útil para otros propósitos: Por qué recoger nuestra sangre menstrual

¿Te pondrías acetona en la vulva? Tal vez lo estás haciendo y no sabes.

 

5. Hacer caso al cuerpo, decir NO más seguido.

 

“Mi cuerpo es la fuente de toda la información vital que me abrió el camino hacia una mayor autonomía y autoconciencia”

Alice Miller

Como mujeres nos han educado a estar siempre dispuestas para los demás, a ceder más, a servir, a callar. Afortunadamente, en algunos contextos y circunstancias, muchas mujeres han ido transformando eso, ocupando espacio, recuperando la voz, el tiempo para sí mismas. Esta es una pequeña batalla que hay que librar cotidianamente, sobre todo en la fase premenstrual. ¿Cuántas veces hemos aceptado salir cuando en realidad lo que queríamos era quedarnos a ver la tele y comer en pijama? O cuando hemos querido decir algo con lo que no estamos de acuerdo, pero nos quedamos calladas y luego nos duele la cabeza o el estómago. La lista de situaciones es larga y siempre el cuerpo nos da una señal de que tomamos una decisión contraria a nuestro deseo.

Un buen propósito para este año es tratar de ser lo más coherente con nosotras mismas, con nuestras entrañas; dicen que “la panza no miente”, que es la mejor consejera.

Algunos recursos para lograrlo:

La revolución de hacer lo que el cuerpo te pide, todo el blog de Núria es maravilloso para explorar la relación de las emociones y el cuerpo.

Para curar tu dolor, sé coherente.

Muchas veces hacerle caso a nuestro cuerpo, ser coherentes con nuestro deseo, se contrapone con la vida real. No todas podemos decir: “hoy mi cuerpo quiere quedarse en la cama y comer chocolate”, porque hay que salir a trabajar o a estudiar, cuando tenemos el privilegio de hacerlo. Erika Irusta reflexiona sobre esto y propone algunas alternativas: Descansar es de ricas

Estos son cinco propósitos que proponemos desde Vulva Sapiens, ¿cuáles son los tuyos?

 

¡Que sea un año lleno de autocuidado, autoconocimiento y placer!

* Ilustración de Marie Boiseau

1Comment
  • Ascensión
    Posted at 16:08h, 16 January Reply

    Mi propósito es cumplir vuestras propuestas!
    Gracias

Post A Comment